Chiste: El ciego y los mejillones

Un ciego sentado en un banco de un parque , al rato pasa un señor por delante con una bolsa de mejillones el ciego huele y dice: -Adiós tía buena.

Dejar un comentario