Que ganas…

Que ganas...
Dos amigos:
– Oye, ¿qué tal pinta este verano?
– Pues tengo ganas de ir a Moscú, como el año pasado.
– ¿Ah, pero fuiste a Moscú el año pasado?
– No, también tenía ganas…

Déjame ir hoy

Déjame ir hoy
– Mami, mami ¿puedo ir a piscina? hoy ponen el trampolín de 5 metros.
– Sí, por supuesto hijo
Al rato vuelve Jaimito con una pierna rota. Cuando se recupera le pregunta a su madre:
-¿Mamá puedo ir a la piscina? es que hoy ponen el trampolín de 10 metros.
-Sí claro. Al rato vuelve Jaimito con una pierna y un brazo roto. Cuando se recupera le pregunta a su madre:
– ¿Mamá puedo ir a la piscina?
– No hijo, que luego ya sabes lo que te pasa
– Es que hoy ponen el agua…

Hay que cambiar el reloj

Hay que cambiar el reloj
Un recién casado se va con los amigos de copas. El hombre le promete a la mujer que estará de regreso antes de la medianoche pero, como suele pasar, la fiesta se extiende, el tío se agarra un pedo de la leche y le dan las tres de la madrugada entrando por la puerta de su casa.
Justo en ese momento, el reloj da tres campanadas y el tipo, temiendo que su mujer se despierte, imita las campanadas dang, dang… nueve veces más para que piense que son las doce de la noche.
– Oye, me ha salido que te cagas, seguro que ni se ha enterado y se mete en la cama.
A la mañana siguiente, la mujer le pregunta que a qué hora llegó. Él le responde:
– A la medianoche, mi amor.
– Ya, ya. Oye Pepe, creo que vamos a tener que comprar otro reloj.
– ¿Cómo que otro reloj?
– Si, es que este debe estar roto ¿Sabes?.
– ¡Pero si da la hora perfectamente!
– ¡Y tan perfectamente! Anoche dio tres campanadas, hizo una pausa, dio otras 4 campanadas, se aclaró la voz con un carraspeo, dio 3 campanadas más, se tiró un pedo, dio las dos últimas y se descojonó de risa.

Te vas a quedar sin amigos

Te vas a quedar sin amigos
Un tipo llega a su casa repentinamente y encuentra a su mujer en la cama con su amigo. Va y saca la escopeta , le dispara al amigo y lo mata.
La mujer lo mira muy enfadada y le dice:
– ¡Sigue comportándote así y te vas a quedar sin amigos!

Me confundí de agujero

Me confundí de agujero
-¿Mamá, mamá la taza del váter da vueltas?
-No hijo.
-Pues entonces me he cagado en la lavadora.