¡Pero dame un mechero!

¡Pero dame un mechero!
Un día se mueren 3 hombres, un borracho, un mujeriego y un fumado, al juzgarlos Dios les dice así:
Os voy a encerrar en un cuarto a cada uno durante 5 años; al borracho en un cuarto lleno de botellas de alcohol, al mujeriego en un cuarto lleno de mujeres, y al fumeta en un cuarto lleno de Marihuana.
Pasan los 5 años, va Dios y abre la habitación del borracho y sale el hombre gritando “¡No por favor! No volveré a beber jamás” después abre la puerta del Mujeriego, y este sale gritando “Perdón Dios ya no volveré a serle infiel a mi mujer” después va Dios a abrir la puerta del fumeta y sale gritando: “¡¡¡Por favor un mechero!!!”

Por si acaso…

Por si acaso...
-Camarero, una ración de setas por favor.
-Son seis euros señor.
-Pero, ¿Tengo que pagarlas antes de comerlas?
-Es que verá… con las setas, ¡nunca se sabe!

¡Soy la leche!

¡Soy la leche!
Esto es una madre que abre la nevera y se encuentra a su hijo y le dice:
– Hijo ¿que haces ahí?
– Es que papá me ha dicho que soy la leche!!

¿Cuál era?

¿Cuál era?
Este era un abogado que estaba en un avión y delante de él estaba una señora. El abogado muy aburrido le dice:
-¿Quiere jugar un juego?
Y la señora dice:
-No, que quiero dormir.
Entonces el abogado dice:
-Le propongo lo siguiente, yo le hago una pregunta y si no la sabe usted me da 5 euros. Luego usted me hace otra pregunta y si no la sé, yo le doy 100 euros.
– Venga vale. Dice la señora, que no ve otra manera de poder dormir.
Empiezan y el abogado dice:
– ¿Cuál es la distancia del sol a la luna?
La señora no lo sabe y le da 5 euros.
Sigue la señora y le dice:
– ¿Qué sube a la montaña con 4 patas y baja con 3?
El abogado llama por teléfono a sus colegas, pero nadie sabe la respuesta y saca su ordenador para buscar por Internet pero tampoco descubre nada. El abogado dice:
– ¡Ni idea!, y le da 100 euros.
Y le dice el abogado:
– Oiga, pero ¿cuál era la respuesta?
Y la señora le da 5 dólares y se da la vuelta para dormir.

Me voy de viaje

Me voy de viaje
– ¡¡María!! Haz las maletas que nos ha tocado la lotería.
– ¿¿Ropa de invierno o de verano??
– ¡¡Cógela toda que te vas con tu madre!!